Seguidores

lunes, 7 de noviembre de 2011

Me pregunto donde estarás, si estás bien incluso me pregunto si me echas de menos. Quizás tenga días en los que la nostalgia se apodere de mi corazón de tal manera que hasta me duela, o quizás es que nunca te llegaste a ir. A veces siento que idealizo demasiado, y que en realidad no fue para tanto, pero la nostalgia no se me va, y yo no sé como echarla de mi lado. De vez en cuando busco otros labios que me den lo que tú ya no me das, pero no son los tuyos, ni siquiera se le parecen. Pero no solo busco otros besos curanderos, también busco la forma de buscarte hasta llegar a encontrarte y después contarte todo esto, pero sé que llegaría tarde. Perdí el tren que me llevaba a tu corazón, pero sigo esperándolo en el andén, con la mismas ganas del primer día o incluso más ganas pero no sirven de nada. A veces cogería los relojes de todo el mundo y atrasaría el tiempo hasta el momento en el que todo se rompió y haría lo imposible por recomponerlo pero se volvería a romper. Quizás el mundo está lleno de historias imposibles y esta sea una más para su colección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario